Finanzas para emprendedores

Dispara la rentabilidad de tu negocio, ahorra miles de euros en impuestos y haz que tus ingresos aumenten de forma fácil 

 

Casi todos los emprendedores chocamos contra el mismo muro: trabajamos y trabajamos pero nuestros ingresos no lo hacen en la misma proporción.

La sensación de desconcierto e incredulidad es increíble, pero cuando escuchas hablar de economía y finanzas piensas que eso a ti no te hace falta. Eso es para otros, para empresas más grandes.

Y ahí está el error.

Da igual que seas nómada digital freelance o emprendedor, si no controlas tu sistema financiero… lo más probable es que tu negocio YA esté perdiendo dinero. Sí, tal cual lo lees. Lo más seguro es que tu negocio sea un colador de todos esos euros que tanto te cuesta ganar.

¿Sorprendido? Sigue leyendo.


 

¿Por qué la gran tarea pendiente de los emprendedores son las finanzas?

Cuando emprendiste solo tenías una idea en la cabeza: ingresos, ingresos y más ingresos.

Y eso no es malo, es lógico que te obsesione el conseguir nuevos clientes y más dinero, el problema radica en que si solo te fijas en lo que ingresas a final de mes… tienes una visión muy reducida de lo que es tu negocio (y mucho menos de sus finanzas).

¿Consecuencias de esto?

Las vemos.

 

1. Mala mentalidad debido a la cuenta ajena

Cuando toda la vida has trabajado por cuenta ajena para una empresa estás acostumbrado a cobrar una nómina y listo. Y esto es lo que hace que te obsesiones con los ingresos y no veas el resto de indicadores económicos:

Toda esta serie de conceptos básicos son desconocidos para ti, pero lo peor no es eso; sino que crees que no los necesitas. Caes en la miopía de solo mirar el dinero que ganas, sin ver cuánto tiempo y recursos te ha conllevado ganarlo.

Por eso puedes estar perdiendo dinero sin darte cuenta.

 

2. Ausencia de control de los gastos e ingresos

No sabes cómo es tu situación financiera, esa es la realidad.

A ciencia cierta no sabes ni lo que ganas, ni lo que gastas con exactitud. Si eres emprendedor sabes que todos los meses tienes que pagar la cuota de autónomos, Internet, la luz, las herramientas… pero tú lo tienes todo anotado en la cabeza. Pero tampoco mejora porque trabajes por cuenta ajena porque  ocurre lo mismo con tus gastos personales. No sabes cuánto dinero dedicas al mes a comprar comida, el transporte o el ocio.

A lo mejor a ti te parece una tontería. Total, mientras haya dinero en la cuenta no hay problema, ¿no?

Pues sí lo hay. En concreto, dos.

  1. Al no saber cuántos son tus gastos rutinarios, no tienes ni idea de cuánto te puedes gastar en caprichos. Y eso hará que cualquier día empieces a pasarte y a gastar más de lo que debes. Pero como tú solo miras que la cuenta tenga dinero, no te das cuenta de que poco a poco va disminuyendo a pesar de que tú sigas ingresando tu sueldo.
  2. Estás perdiendo dinero con esa actitud. Al dejar todos tus ingresos durmiendo en tu cuenta bancaria, pierdes la opción de reinvertirlo y hacer que ese dinero se ponga a trabajar para ti.

Como normal general, piensa que siempre deberías tener claro qué dinero debes reservar para los gastos habituales, cuánto puedes gastarte en caprichos y qué porcentaje deberías ahorrar por si algún día surge un imprevisto.

 

3. Desconocimiento de la rentabilidad o no del negocio

Como decíamos antes, tú solo te fijas en ganar clientes y más clientes, ¿pero todos te interesan? ¿Estás aplicando la tarifa adecuada para cubrir gastos, tú cobres un sueldo y tengas beneficios?

Por eso es posible que estés dentro de la famosa rueda del hámster. Trabajas y trabajas, pero tus ingresos no suben en la misma proporción.

Al no saber cuánto te supone en horas de trabajo o en otros gastos derivados (por ejemplo, si delegas) ganar “x” dinero, no sabes qué clientes o productos te son rentables o no.

 

4. Angustia, miedo e incertidumbre

Todo lo que te acabo de explicar termina con una realidad:

Te llena de frustración no saber el motivo por el que a pesar de trabajar cada vez más horas, no ganas más dinero.

Algo falla, pero no eres capaz de verlo. Y eso te da angustia y miedo.

Porque a esto hay que añadirle que al ir gastando sobre la marcha (al no tener control, no sabes los límites), no tienes nada de dinero ahorrado. Como por cualquier cosa surja un imprevisto o pierdas a algún cliente… lo vas a pasar realmente mal.

 

5. Tu dinero pierde valor cada año

Seguro que en televisión has escuchado muchas veces hablar de la inflacción. Este término se refiere a cómo, año tras año, los precios de los productos en general (también se le suele denominar el precio de la vida) van subiendo. Explicado de forma muy sencilla:

Un día vas a hacer la compra para casa y te gastas 100€. Al año siguiente vas a hacer esa misma compra, en el mismo supermercado y comprando todo exactamente igual, te cobrarían 103€.

Eso supone una inflacción del 3% (más o menos la que hay en estos momentos). Así visto no parece preocupante, pero piensa que la inflacción afecta a todo, por lo tanto, tu dinero, año tras año, va perdiendo valor.

En cambio, si controlases tus finanzas como emprendedor o las personales, sabrías que lo ideal es que siempre tengas una parte de tus ingresos generando más riqueza.

Por ejemplo, introduciéndolo en una cuenta bancaria de ahorro. Aunque la rentabilidad que te den sea poca, siempre será mejor que tener tu dinero tirado en la cuenta sin hacer nada. Pero ojo, te hemos mencionado una cuenta de ahorro como ejemplo, pero hay muchas formas de hacer que tu dinero se ponga a trabajar para ti (trading, fondos índice, criptomonedas, etc).

 

Cómo controlar tus finanzas para ganar más dinero sin tener que trabajar más horas

En estos momentos vives en el desconocimiento. No controlas tus finanzas y eso hace que el negocio no vaya bien. Hasta aquí todo claro, ahora viene lo complicado: salir de este atolladero.

Veamos los primeros pasos que debes dar para controlar tus finanzas como emprendedor.

 

1. Medir, medir y medir

Si vendes servicios, debes saber cuántas horas dedicas a cada cliente. Mide cualquier tarea que hagas con cada uno:

Necesitas saber cuánto tiempo exactamente te roba cada cliente. ¿Y si vendes productos? Piensa en cuánto tiempo (por ejemplo, dando webinars) y dinero (por ejemplo, publicidad online) inviertes en conseguir nuevos clientes.

 

2. Apunta todo

Crea un excel donde apuntes todos los gastos e ingresos que tienes.

Necesitas controlar de forma real tus gastos para que puedas saber cuánto ganas. Un error muy habitual de un emprendedor cuando empieza es no descontar los impuestos… y claro, luego la bofetada de realidad es tremenda.

 

3. Análisis de rentabilidad

Ahora que tienes todos los datos sobre la mesa, sí puedes analizar cómo están las finanzas de tu negocio.

Márcate un objetivo de sueldo (lo ideal es que calcules cuánto necesitas ganar para tener la calidad de vida que deseas) y comprueba si lo estás alcanzando. Además, en este análisis tienes que ver cuánto debe ser el precio de tu hora o cuáles son los clientes/productos que te dan más dinero.

 

Cómo aprender finanzas y contabilidad siendo emprendedor

Tener el control tu negocio (y no al revés) te permite:

Interesante, ¿no?

Aprender a gestionar tus finanzas es indispensable para que tu negocio pueda crecer y tú no te quemes trabajando más horas.

En la Escuela Nómada Digital tenemos toda una sección dedicada a aprender temas financieros, legales y de gestión. En concreto, verás:

En definitiva, aprenderás a ganar dinero de verdad con tu negocio y a ahorrar al máximo en los gastos.

 


Copyright 2018. Todos los derechos reservados. Antonio G. Escuela Nómada Digital.

Otros cursos de la END

Cambio de vida - Profesiones del Futuro - Teletrabajo o trabajar desde casa - Inteligencia Emocional en el trabajo - Finanzas para Emprendedores - Travel Hacking