NILA
como evitar el estrés en tu vida

5 + 1 consejos (científicamente probados) para evitar y prevenir el estrés en tu vida

No me da la vida.

Cada día oigo más veces esta frase. Mis clientes se acercan a mí buscando herramientas para aprender a evitar el estrés y evitar la confusión mental que ello genera.

El estrés está de moda y no debería estarlo. Y sí, yo también estuve estresada en su momento.

Soy Adriana Alias, coach life experta en transformar emociones y canalizar energías. Me gustaría ayudarte a encontrar más relajación y bienestar en tu vida. Por eso, en este artículo te voy a explicar :

  • Qué es exactamente el estrés y cómo evitarlo.
  • Por qué perjudica a tu salud.
  • Qué hace el estrés en tu cuerpo.
  • Las trampas que te pone en tu vida.
  • Los factores que lo producen.
  • Los 5+1 consejos que te recomiendo para combatir el estrés.

Sé que durante el día a día suceden muchos acontecimientos que te causan inquietud, nerviosismo o ansiedad… Todo ello te puede lleva a situaciones estresantes.

Sigue leyendo que te cuento cómo mantener estos sentimientos a raya y afrontar los retos de la vida. 😉

Por qué debes buscar una vida sin estrés

El post que traigo aquí habla de algo que padecí durante mucho tiempo.

Años viviendo estresada, con altos niveles de responsabilidad y que no me permitían tomar las decisiones necesarias para vivir mejor. Aún no era consciente de la importancia de saber cómo prevenir el estrés.

Al final, en medio de una crisis pude ver cuál era el camino. Porque la vida son dos días y hay que disfrutarla en toda su inmensidad.

Me formé durante años y empecé a trabajar como coach life.

Junto con mi marido, decidí ir más allá y darle una vuelta total a nuestra vida. Dejamos nuestras vidas en tierra y zarpamos en nuestro velero a navegar por estos mares.

Una vida diferente, más sencilla, más llena, más tranquila y, sobre todo, más alineada con nuestros valores. Una vida de bienestar y sin estrés.

Cómo evitar el estrés
Cómo evito el estrés viviendo en un barco

De esa unión entre nuestra vida en el mar y mi profesión como coach, surgió Caminos en el Mar, una web donde muestro quién soy y lo que hago como coach digital.

Aún no lo sabía, pero me había transformado en nómada digital marítima. A veces también pasamos temporadas en tierra, aunque esas son otras historias. 😉

En ese camino descubrí que muchos de los emprendedores y nómadas digitales se aquejaban, a veces sin darse cuenta, de no saber cómo evitar el estrés que a todos nos persigue.

El estrés: Qué es y cómo evitarlo en tu vida diaria como emprendedor

Si eres emprendedor o nómada digital ¡felicidades! Porque estás más cerca de vivir la vida soñada.

Escoger en qué trabajas y cómo. Y si aún no lo sabes, estás en el sitio ideal para averiguarlo y crear el blog de tus sueños como bien nos explica Antonio G. en su Megaguía pra ganar dinero con un blog.

Es muy probable que estés en este camino buscando encontrar más tiempo para ti, o para disfrutar mejor de esta vida. Tal vez sea para viajar por el mundo, o simplemente para no aguantar más a un jefe. Las razones pueden ser múltiples y variadas.

Y después de muchos meses dedicándote a tu propio negocio, ese paraíso prometido puede que no sea realmente tan plácido.

Una de las causas de este malestar que veo con mayor frecuencia y se llama estrés.

1. Qué es realmente el estrés

El estrés es una respuesta fisiológica a una situación que tu mente contempla como una amenaza o peligro.

Tu cerebro, en ese momento inconsciente y de forma totalmente automática, manda las órdenes para preparar al cuerpo para una respuesta.

Se disparan hormonas como el cortisol y la adrenalina, los músculos se tensan, aumenta la frecuencia cardíaca y todo tu cuerpo se prepara para la acción.

Es lo que sucede delante de un coche que viene demasiado deprisa mientras tú cruzas la calle, si oyes el llanto de un bebé, o tu pareja te dice algo así como “tenemos que hablar”. 😉

¿Por qué sucede esto?

El estrés tiene su razón de ser. Es una respuesta que damos para protegernos. Nos ayuda a la supervivencia.

Durante millones de años hemos vivido en la naturaleza donde la aparición de un tigre o cualquier depredador era una amenaza que no podía ser pensada, la acción debía ser inmediata. Músculos tensos, adrenalina a tope, frecuencia cardíaca al máximo para darnos potencia y correr hacia un árbol.

Si tenías sueño, desaparecía gracias a esa respuesta. También desaparecía el instinto sexual. Había que subirse a un árbol a toda prisa para salvar la vida. Punto.

Cuando el elemento estresor desaparecía, el tigre había olido unas gacelas y se había largado; nuestro humano protagonista de la época de los Picapiedra, podía bajar del árbol y continuar tranquilamente su vida.

Esta posible situación, que nos ha ayudado a sobrevivir como especie, hoy en día, si no vamos con cuidado, puede enfermarnos gravemente (y no por culpa de un tigre).

2. ¿Por qué el estrés perjudica a tu salud?

Lo primero que debes saber es que el estrés en sí no es malo, todo al contrario. Gracias a él tienes respuestas automatizadas e inconscientes delante de situaciones que requieren una rápida respuesta.

Piensa que si hoy estás aquí, es porque el estrés ha jugado un gran papel. ¿Te imaginas a tu ancestro Picapiedra discutiendo y/o valorando si el tigre que se acerca es o no un peligro? Sin comentarios. 🙂

Por lo tanto, es de agradecer tener esta respuesta inconsciente en nuestro ADN. Lo que sucede hoy en día es que estás manteniendo el estrés como una constante diaria.

3. ¿Qué hace el estrés en tu cuerpo?

Eso significa que el cortisol inunda todo tu cuerpo varias veces al día, la musculatura se mantiene en tensión durante horas, y la frecuencia cardíaca acelerada.

Todo lo anterior provoca que tus defensas, junto a tu sistema inmunitario, bajen en picado, sobrecargues tu musculatura, aumentes tu tensión arterial, y un largo etcétera de síntomas que van afectando a tu cuerpo constante y lentamente.

Porque tu cuerpo está preparado para tener una “inyección de estrés” puntual. Lo que no aguanta, ya que no está diseñado para ello, es un continuo input de estresores llevando tu sistema al límite, de forma constante.

Por decirlo de otra manera, no está diseñado para afrontar al tigre, luego al león, después el de la tribu de al lado, la lluvia torrencial llevándose al árbol, la pareja gritando desde la cueva, el jefe de la tribu culpándote con cara de pocos amigos, y todos los días exactamente lo mismo o peor.

Nuestro Picapiedra no tiene nunca descanso y, además, su mente lo único que hace es retroalimentar esa situación.

Lo mismo que tú, si no tomas consciencia de ello.

Reducir el estrés con relajación
Cómo eliminar el estrés relajándote

Tomar consciencia de qué es realmente el estrés, qué lo provoca, y qué actitud tienes delante de él, es el primer paso para empezar este camino hacia la tranquilidad.

Piensa que si ahora mismo sientes:

  • Emociones como la ansiedad, irritabilidad, tristeza…
  • Molestias como dolor de estómago, dolor de espalda, rigidez en el cuello o la mandíbula…
  • También olvidos, disminución o aumento del apetito…

Es probable que el estrés se haya instalado en tu vida y a veces es complicado salir de ahí.

¿Por qué? Te lo cuento a continuación.

La trampa del estrés

Tal y como hemos visto antes, una de las causas que provoca estrés es la sensación de amenaza o peligro por pequeño que sea.

Otra de ellas es la sospecha de que no vas a tener suficientes recursos o conocimientos para enfrentarte a una situación.

Estás en constante necesidad de estar alerta, con los sentidos despiertos, recibes inputs diferentes a los que dar una rápida respuesta. A todo ello le podemos sumar hábitos poco saludables, como horas delante de pantallas o mala alimentación.

Aunque, la pregunta sería: ¿cuál es la razón para que nos cueste tanto aprender a evitar el estrés?

La respuesta a la pregunta es multifactorial. No hay una sola razón, aunque sí varias, y algunas de ellas las vamos a ver ahora mismo.

Yo las llamo las “trampas del estrés”.

1. Primera trampa: el síndrome de la rana hervida

Muchas veces los estresores van apareciendo poco a poco. Son situaciones que van cambiando tan lentamente que no te das cuenta. El estrés se apodera de ti, silenciosa y lentamente.

Está comprobado que cuando los cambios son muy pequeños los vas asumiendo, vas tensando, vas aguantando, hasta que cuando quieres salir de esa situación es demasiado tarde.

El estrés se ha apoderado de ti.

2. Segunda trampa: tu ego satisfecho

Un ejemplo para entenderlo rápidamente.

De repente un día sueltas “qué estrés tengo”, “no tengo tiempo para nada”. Entonces alguien te responderá “pues sí que tienes trabajo”, “parece que tu negocio funciona”. Y tú, con cara de satisfacción, decides sin darte cuenta caer en lo que yo llamo: la trampa del ego satisfecho.

Ahora para ti el estrés es guay, el estrés te empodera como persona de éxito, persona importante, de aquel que ha conseguido sus metas. En tu mente «estrés» es igual a éxito.

3. Tercera trampa: salsa con gusto no pica

Pero mortifica. Es una variante del ego satisfecho en la modalidad “si trabajas en tu pasión, todo vale”.

Y tú, asumiendo que eso es una gran verdad, crees que si te dedicas a lo que te gusta porque es tu pasión, entonces todo es fantástico. Piensas que tienes una gran suerte y que si tienes estrés, te callas y te lo tragas.

Para qué evitar el estrés si es guay y trabajas de tu pasión…

Es fantástico que te dediques a lo que te gusta, y si es un negocio digital y además lo haces viajando, genial. Aunque cuidado con cómo lo vives y lo que sucede dentro de ti.

Que trabajes en algo que te gusta no quiere decir que no puedas pasar por episodios estresantes y que estos no sean perjudiciales para tu salud.

Tú estás aquí para vivir mejor y con mayor felicidad. No para trabajar de tu pasión dejándote la vida en ello.

4. Cuarta trampa: adictos a la urgencia

En momentos críticos de máxima tensión se produce un chute de adrenalina en todo nuestro cuerpo que ayuda a prepararse para la acción.

La adrenalina o epinefrina estimula la liberación de dopamina, una sustancia que produce un bienestar generalizado, una sensación de euforia placentera.

Como cuando subes a una atracción tipo Dragón Khan por primera vez, y cuando bajas sientes esa mezcla de poderío y placer, con toda la sangre fluyendo a tu alrededor.

Esa sensación también se desata en momentos de tensión, cuando dejas para última hora la entrega de un proyecto o pillas el avión en el último momento.

Cuidado, ya que esa sensación puede llegar a ser adictiva. Te puede llevar a buscar de forma constante esa euforia placentera que es también altamente dañina.

Factores productores de estrés

Ahora que ya hemos visto las principales trampas del estrés y por qué una vez has caído en el estrés permaneces en él, vamos a ver los principales detonadores de estrés en la vida de un emprendedor o nómada digital.

Lo que se conoce como “estresores” o si quieres podríamos llamarles los tigres actuales. 😉

1. La soledad del emprendedor y del nómada digital

Tanto si eres un emprendedor como un nómada digital, estás delante de un negocio donde tú eres el director de orquesta, tocas cada uno de los instrumentos y además vendes las entradas.

Estás en un reto constante, aprendiendo nuevas técnicas, nuevos métodos y muchas dudas. De pronto empiezas a hablar de funnels, lead magnet, infoproductos en evergreen y más palabrejas extrañas.

Tu entorno no acaba de entender qué te pasa y cuando has intentado explicar lo que haces unas veinte veces, lo acabas dejando por imposible.

La soledad o el aislamiento no buscado es un productor de estrés que puede pasar desapercibido.

Despierta la sensación de incomprensión con todo el abanico emocional que ello comporta.

El no poder compartir tus problemas con tu entorno habitual aún provoca más aislamiento y alimenta lo que llamo la “mente del mono”.

Entras continuamente en pensamientos en bucle de los que te es difícil salir o encontrar una salida.

A partir de ahí te das cuenta de que tener un montón de cosas que hacer es una buena excusa para permanecer aún más en el aislamiento y, por ende, más estresadoo estresada.

Entras así en un bucle de retroalimentación.

2. Viajar y trabajar

Viajar es ya en sí un gran productor de estrés.

La adrenalina que genera el hecho de llegar a un sitio nuevo. Tienes todos tus sentidos en alerta para encontrar lo que buscas, habituarte a nuevas costumbres, nuevas ciudades y nuevos alimentos.

Todo ello genera una gran cantidad de estrés que, junto a los compromisos que adquieres para tu negocio, no lo hacen fácil.

Además, te propones realizar toda una serie de actividades para tu negocio, y tu espacio vital para trabajar se complica.

Muchas veces te pasas horas en la búsqueda de wifi o de un simple enchufe para conectar el ordenador. Y cuando los encuentras, alguien delante de ti te mira como bicho raro mientras tú te intentas concentrar.

Ni te cuento si además quieres grabar un video.

Si además te creíste aquello de que ser nómada digital es vivir en la playa con un portátil… Bueno, te habrás dado cuenta que no es exactamente eso y que en la playa los reflejos hacen el trabajo bastante complicado.

Viajar y trabajar se puede parecer muchas veces a un sueño y otras a una pesadilla.

Aprender a gestionar todo esto, las emociones que se generan alrededor de tu vida diaria, es necesario para no caer en un sentimiento profundo de decepción y frustración. Aprender a evitar el estrés ahora más que nunca es crucial.

3. Pérdida de hábitos

Tanto si eres nómada digital como emprendedor digital, mantener según qué hábitos mientras lanzas tu negocio puede convertirse en todo un reto, si no te preparas para ello. Y aun así no siempre es fácil.

Cambios o abandono de hábitos saludables puede ser una constante. Si no estás bien atento, esta situación va a ser una buena fuente de estrés.

Ten en cuenta siempre tus hábitos alimentarios, ya que la alimentación adquiere gran importancia en estos momentos.

Alimentarse correctamente, principalmente en momentos estresantes, dará equilibrio a tu cuerpo. Y sí, es verdad que suele ser lo último a lo que haces caso (suficiente tienes con simplemente “comer”).

Error.

 Fácilmente abandonas tu ejercicio diario, si es que lo hacías. Es difícil mantener rutinas cuando no tienes el gimnasio al lado (bueno a veces lo tienes y solo lo pagas). Cuidar el cuerpo es fundamental en estos momentos.

Pon consciencia a tus hábitos diarios de alimentación, ejercicio, meditación, planificación y tiempo libre. Todo ello te ayudará a mantener un equilibrio emocional, y te dará herramientas para combatir el estrés.

Sé que es difícil hacer yoga o estiramientos cuando vas cambiando de sitio, pero en cuanto lo vas incorporando en tus rutinas terminas encontrando el espacio para todo.

4. Las redes sociales

Y aquí vienen mis amigas las redes sociales. Estas que te quitan tiempo y energía por estar literalmente enganchado viendo lo que te dicen, lo que ponen los demás, los post de otros, tus grupos y el de los demás. Y un largo etcétera.

La exposición que implica tus redes sociales, también significa, por un lado la “necesidad” de tener que escribir post todos los días y de hacerlo enseñando tu mejor cara.

La obligación de estar a la última y tener que estar enterado de todo lo que pasa en el mundo digital, para aprender, estar al tanto, copiar, o lo que sea.

Súmale a todo ello la cantidad de horas delante de una pantalla con la tensión ocular y corporal que eso implica. Posturas incómodas y dolor de cervicales. Tu cuerpo físico termina quejándose y con razón.

En ese entorno además estás en constante exposición hacia la admiración y también a la crítica. Digamos que para lo bueno, y lo no tan bueno. A veces pretendiendo enseñar una cara que tal vez no es la que sientes.

Toda una serie de factores que hacen que la emocionalidad salga a la luz de una manera muy rápida y no siempre bien encauzada.

Si además tienes tendencia a la perfección o a la comparación, estás directamente en un campo de minas.

5 +1 consejos (científicamente probados) para aprender a evitar el estrés

Y con todo ello, las trampas y estresores de los que hemos hablado, ¿se puede hacer alguna cosa?

Pues claro que sí, puedes aplicar a tu vida estos 5 consejos que te ayudarán a relajarte y tomarte el día a día de una forma distinta.

Recuerda que estás trabajando para tener la vida de tus sueños, emprendiendo en un negocio que tu gusta.

Por todo ello vale la pena ver qué obstáculos te estás poniendo y en qué trampas caes. Así puedes aprender a evitar el estrés para que no pierdas el foco de dónde estás o, dicho de otro modo, para qué estás aquí.

Esta es la verdadera razón por la que debes evitar el estrés y disfrutar de la vida que estás creando.

Aquí están mis 5 consejos para liberarte de la estresante sensación diaria de no llegar a nada y su correspondiente frustración. 😉

1. Toma consciencia

El primer paso es tomar consciencia de en qué trampas caes y cuáles son tus principales estresores para a partir de aquí tomar medidas para rebajar el estrés.

Cada persona es única y se enfrenta de diferente manera a situaciones parecidas.

Averigua tú la tuya. Cómo funciona tu mente, qué te dices, qué escuchas y cómo te mueves en entornos estresantes.

Ya que, en el momento en que tomas consciencia es mucho más fácil empezar a realizar acciones en ese sentido.

No pierdas el foco. Identifica las verdaderas razones por las que estás emprendiendo y trabajando como nómada digital y mantenlo en tu memoria. De esta manera conseguirás ver las cosas de diferente manera.

Sé consciente de si lo que estás haciendo está totalmente alineado con tus valores personales y profesionales. Ya que ello te ayudará a clarificar mejor tu situación y encontrar la mejor manera.

Mira tu interior y siente a tu corazón.

La mente te lleva muchas veces a la confusión y al caos. Es fácil entrar en bucle y por tanto empezar a entrar en pensamientos que te causan estrés.

La emoción y el corazón no mienten nunca. Son tus verdaderas guías, así que deja que sean tu foco.

2. Amplía tu zona de confort para aprender a evitar el estrés y manejar los desequilibrios

Amplia tu zona de confort con dinámicas, experiencias y nuevos aprendizajes.

Mantente en constante apertura de mente.

Fíjate que hablo de “ampliar”, no de “salir”. Porque cuando sales de tu zona la amplias, se llena de aprendizajes y nuevas perspectivas.

La primera vez que haces algo nuevo te causará estrés. Conforme lo repites, o vayas teniendo experiencias parecidas, aquello que te causaba estrés ya no lo hará. Has aprendido y lo has introducido en tu zona de confort.

Cuanto más te expongas de una manera consciente a situaciones nuevas, adquirirás más capacidad para encontrar soluciones ante situaciones complejas. Aumentarás las maneras diferentes de pensar y la creatividad, y por lo tanto disminuirá el estrés ya que habrás adquirido recursos y aprendizajes.

Todo aquello que estás haciendo por primera vez lo estás llevando a tu maleta de aprendizajes. Ponle esta mirada. Míralo como un reto que te sirve para crecer. Aquí te dejo algunas estrategias para empezar.

3. Aprende a mantener hábitos saludables para tu mente y cuerpo

Mantén tus hábitos para obtener equilibrio en tu mente, cuerpo y emociones.

Incluso si estás viajando a la vez que tienes tu propio negocio, o si estás trabajando desde casa o una oficina, la rutina de los hábitos es importante para liberarte de las situaciones estresantes.

Cómo reducir el estrés con ejercicio
¿Cómo evitar el estrés? Hacer ejercicio físico te ayuda a encontrar tu equilibrio

Está demostrado que las personas de éxito, las personas que mantienen su equilibrio emocional y mental, son aquellas que mantienen sus hábitos saludables hagan lo que hagan.

Por lo tanto, sigue los siguientes consejos:

  • Sé consciente de la alimentación para darle la correcta energía a tu cuerpo. Prepara tus propios menús, y tómatelo como un mimo para ti.
  • No olvides tu ejercicio físico aunque estés viajando. Yo cada mañana hago un poco de yoga para mantenerme ágil y consciente y, siempre que puedo, hago alguna carrera o paseo por la playa. Las endorfinas que genera el ejercicio son bálsamo para el estrés. Y hacer yoga en un barco no siempre es fácil, hasta que encuentras cómo hacerlo. 😉
  • Introduce la meditación diaria. Hay muchas maneras de meditar y no necesitas absolutamente nada para hacerlo. Ni tan solo silencio. Introducir la meditación te abrirá un nuevo camino para esta nueva ruta que estás emprendiendo. Te ayudará y te aportará claridad y calma mental.

Se trata de encontrar un equilibrio entre tu actividad y tus hábitos.

4. Prepárate y planifícate para evitar el estrés

La planificación consciente te ayudará a reducir considerablemente el estrés. Aprende a gestionar tu tiempo y organizar tu vida, evitarás la sensación de caos que te tensa física o emocionalmente.

Aquí te dejo unos consejos para organizar tu tiempo que si aplicas reportarán un beneficio tangible en tu día a día.

Para mí, es muy importante tener una buena agenda con objetivos SMART para el año, trimestre, mensual y semanal.

Ten en cuenta los siguientes tips:

  • Trabaja siempre con agendas de semana vista para poder tener una buena visión. Además, está demostrado que ayudan a reducir el estrés.
  • Prepárate las actividades la noche antes. Dedica unos simples minutos para preparar tu día. Cuando te levantes con la energía a tope no estarás dando vueltas pensando qué hacer, sino que lo tendrás claro.
  • Aprende a gestionar tu lista de tareas. Si no pones tareas te frustrarás ya que parece que no haces nada. Si pones demasiadas, te estresarás al no ver que se reduce. Aprende a gestionarlas y agendarlas correctamente.
  • Prepara con anticipación tus viajes, ya que no es lo mismo irte a conocer el sudeste asiático que Sicilia, con todo lo que eso conlleva. Cambios culturales, de comida, vacunas o dinero para viajar. Aquí Antonio te enseña cómo preparar tu viaje con sus guías y trucos de travel hacking. Te lo dejo por si es lo que necesitas y puede dar un paso más hacia tu tranquilidad. 😉

Aplícalos cuanto antes y notarás una gran diferencia.

5. Suelta y deja ir. El desapego es el mejor productor de serenidad

Practicar el desapego implica algo más que dejar las cosas materiales a un lado. Aunque es sin duda el primer paso y te puede ayudar a empezar a entender cómo funciona.

Tener una vida minimalista te ayudará a evitar el estrés. Vive minimalista y ya verás como a notas la diferencia.

El apego se materializa en muchas partes de tu vida. Sientes apego al éxito, a los resultados, a las emociones, a los “likes”…

Desear tener éxito con tu negocio es bueno. Apegarse a ello no lo es, y además provoca ansiedad, frustración y estrés.

Suelta y deja que aquello que deseas no se convierta en tu obsesión. Trabaja paso a paso y con enfoque, dejando el espacio necesario.

Sueña en grande y olvídate. Céntrate en tus próximos pasos y deja que el universo confabule para tú éxito.

Un último consejo sobre cómo evitar el estrés: la gestión emocional y la meditación

Aprende a gestionar tus emociones, empezando con tomar consciencia de qué es lo que te estresa realmente y qué hay detrás de ese estrés.

Pregúntate cada vez que te estás estresando:

  • ¿Para qué?
  • ¿Qué razón hay detrás de tu estrés?
  • ¿Qué emoción hay detrás de esa actitud?

Te sorprenderán muchas de tus propias respuestas y a la vez empezarás un camino de autodescubrimiento.

Conoce tus emociones y cómo las gestionas. Saber cuál se repite con más frecuencia, y qué hay detrás de ellas, te ayudará a evitar el estrés y gestionar mejor tus emociones.

Es fácil dejarse llevar por ellas, o entrar en un excesivo control. Se trata de gestionarlas y dejarlas fluir. Aprende de ellas y te ayudarán a crecer.

Prevenir el estrés
Prevenir el estrés introduciendo la meditación en tu vida

La meditación puede ser tu gran aliada para ello.

Si no has empezado aún con esta práctica milenaria, te invito a hacerlo ya que va a proporcionarte un montón de beneficios. Entre ellos una mayor calma mental, tranquilidad y claridad para tomar las mejores decisiones.

Ahora ya sabes cómo evitar el estrés

Tomar consciencia de las trampas del estrés en que caes y de tus principales estresores, te ayudará a saber dónde debes actuar y qué es realmente lo que más te afecta.

Saber dónde actuar es la mejor manera de que sea efectivo.

A partir de ahí, podrás encontrar los mejores pasos para tomar medidas y que el estrés no sea una preocupación en tu vida.

Has tomado un maravilloso camino para ser más tú y poder mejorar tu vida, hazlo realidad desde la calma y la claridad mental.

Emprender y ser nómada digital es una maravillosa alternativa para poder vivir con mayor coherencia contigo. Aprende a evitar el estrés para que no sea una barrera en este camino.

Mucha energía y luz para ti.

Publicado por Adriana

Soy Adriana Alias, acompaño a las personas que se acercan a mí a vivir con mayor desapego y a realizar cambios que los inunden de poder, claridad y paz interior. Soy formadora y mentora con más de 20 años de experiencia. Y ahora, además, nómada digital y creadora de Caminos en el Mar. Para empezar te invito a que te bajes esta meditación que te sirve para encontrar tu paz en momentos estresantes.

Únete a la conversación

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

APÚNTATE  AL TRAINING GRATUITO

¿Quieres trabajar desde tu casa o desde cualquier parte del mundo?